Teatro como herramienta para el cambio

Teatro como herramienta para el cambio

Todo el mundo puede hacer teatro y toda persona lleva un artista dentro.

El o la artista es la persona que, mediante el arte, hace pensar, sentir, cuestionar o influir sobre ideas o conceptos que quiere reivindicar, poner el foco o modificar. El teatro invita a la reflexión y al cambio. También, es una herramienta terapéutica en sí misma ya que nos permite analizar, experimentar y sobre todo vivenciar situaciones o conflictos desde diferentes perspectivas. Nos invita a expresarnos y sentir una misma realidad de maneras muy diversas. Además, crea un espacio donde podemos explorar situaciones peligrosas desde la comodidad de la fantasía y el sustento de un grupo. Gracias a esa capacidad de vernos y de reconocernos, podemos reflexionar y tomar conciencia para una trasformación posterior.
Los recursos utilizados son nuestro cuerpo, nuestra voz, nuestras vivencias y sentimientos puestas al servicio del juego dramático, por lo que facilita el conocimiento de uno/a mismo/a, del entorno y de la sociedad. Como comenta Augusto Boal:

        “el teatro debe traer felicidad, debe ayudarnos a conocer mejor nuestro tiempo y a nosotros mismos. Nuestro deseo es conocer mejor el mundo en el que vivimos para poder transformarlo de la mejor manera. El teatro es una forma de conocimiento y debe ser también un medio de transformar la sociedad. Puede ayudarnos a construir el futuro, en vez de esperar pasivamente a que llegue.” (Holovatuck, J., 2015, p. 67).

Referencias bibliográficas: Holovatuck, J. (2015). Una fábrica de juegos y ejercicios teatrales. Buenos Aires: Atuel.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *